La Rueda Prensa/Sala de Prensa tecnológica | Por Junior Salgado @arquimedessalgado | 📲 #WhatsApp +58414766015

#Guasina, es una isla de la parroquia Almirante Luis Brión en el Municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, al este de #Venezuela. Posee una superficie aproximada de 24,13 kilómetros cuadrados (2413 hectáreas).

Lo que llama poderosamente la atención, es que en esta isla funcionó una prisión en el año 1939. Tras su clausura quedó desierta hasta 1943, cuando fue convertida en un campo de concentración para inmigrantes indocumentados, hasta que seis años más tarde, sus internos fueron puestos en libertad. Entre 1951 y el 15 de diciembre de 1952, durante la Junta de Gobierno encabezada por Germán Suárez Flamerich, eran encerrados en el mismo penal de #Guasina criminales de alta peligrosidad y acusados de terrorismo entre los cuales figuraron militantes y dirigentes de los partidos Acción Democrática (AD) y Partido Comunista de Venezuela (PCV). El régimen de Marcos Pérez Jiménez anunció su presunta clausura como campo de concentración, el 17 de diciembre de 1952, pero registros como la obra Se llamaba SN, de José Vicente Abreu documentan la violación de derechos humanos durante la dictadura perezjimenista. José Vicente Abreu fue prisionero en la carcel de la Isla por su participacion en El #Carupanazo, asi que muchos lo critican sobre su parcialidad en el tema. Dicha cárcel tuvo que ser cerrada por cuanto el Río Orinoco hundió el islote donde se encontraba.

Guasina Edo Delta Amacuro.

La presencia constante de lluvias provoca la permanencia perenne de especies peligrosas para el hombre tales como las culebras de agua, las cuaimas (culebras venenosa), caimanes, el peligroso «caribe» o piraña. Se pueden observar arañas venenosas y otras especies en el lugar como el chipo, causante del Mal de Chagas, mosquitos transmisores de paludismo, amibas histolíticas productoras de la disentería amibiana, tifus, etc.

Basta con solo echar un vistazo a los meandros de nuestro  historia, para poder entender lo que somos y podemos llegar a ser.

Deja un comentario