Sala de Prensa Tecnológica/ La Rueda Prensa/ Por Armando Cedeño G 


La Rueda Prensa les da la bienvenida al capítulo final del especial Semana de la Tierra: Energías Renovables. Esta edición se centrará en el estudio del tipo de energía capaz de movilizar naves y robots aun estando estos en el espacio: la energía solar.

El Sol no necesita presentación. Esta estrella ha sido conocida y venerada de distintas formas a lo largo y ancho de la historia del planeta debido a su imponencia. Lo cierto es que la vida tal y como la conocemos no sería la misma sin ella.

El Sol es la principal fuente de energía del mundo. A través de los rayos solares las plantas reciben sus nutrientes; los vientos se generan por la radiación solar que calienta al suelo, que a su vez calienta y mueve el aire que lo rodea; incluso los seres humanos reciben vitaminas desde el Sol. En consecuencia de que es el Sol el que dirige los ciclos biofísicos, geofísicos y químicos, se puede decir que la energía solar es la madre la mayoría de las fuentes renovables.

Muy bien, se entiende que esa enorme “bola de fuego” envía a la Tierra cerca 173×10^12 kW (un número muy grande) de energía al año; y a pesar de que más de la mitad de esa energía es absorbida por los gases atmosféricos, sigue siendo tanta energía que equivale a 4000 veces el consumo de energía del mundo entero.

La pregunta es ¿Hay alguna forma de usar esa energía en los procesos humanos como alumbrar ciudades o mover maquinaria? Y la respuesta corta es que sí, sí es posible.

Aunque no es tarea sencilla, científicos e ingenieros cada año hacen avances importantes para manejar toda esa energía.

Ahora empieza lo bueno, ¿cómo se aprovecha la energía solar para nutrir a las ciudades? A través de los siguientes métodos:

Energía solar fototérmica

También conocida como termosolar, consiste en aprovechar el calor del sol en sí mismo. Para ello se usan colectores fabricados de materiales que puedan fácilmente absorber, retener o direccionar el calor. Con este método se puede calentar el agua, cocinar, secar alimentos, destruir desechos peligrosos, entre otras cosas.

También se puede producir energía eléctrica de manera indirecta: utilizando espejos, se concentran los rayos solares en un punto específico calentando así agua hasta vaporizarla, luego se aprovecha este vapor para hacer mover los pistones de un motor que alimente un generador eléctrico.

Energía solar fotovoltaica

En el mundo de la energía solar, la fotovoltaica es el peso pesado. Fue por este descubrimiento que Albert Einstein ganó su premio Nobel en física, y además es la energía solar más desarrollada. Con esta tecnología se puede transformar la radiación solar directamente en energía, a diferencia del efecto fototérmico.

La energía solar llega a la Tierra en forma de fotones, los cuales se pueden definir como un conjunto de partículas enérgicamente cargadas.

Para efectuar el efecto fotovoltaico, se aprovecha la carga de los fotones empleando unos paneles solares (también conocida como celdas solares) a base de silicio junto con otros materiales. En el momento en que los fotones entra en contacto con los electrones del panel, se genera una corriente eléctrica.

Internamente, cada celda está compuesta por dos capas de silicio. Cada una de esas pacas incorpora un alambre que llega al exterior de la celda. En una de las capas se reemplazarán algunos átomos de silicio por átomos de fósforo, formando así una carga negativa (N). En el otro alambre se realizará el mismo proceso, pero en vez de fósforo se colocará un átomo de boro, formando así un positivo (P). La unión de ambas capas crea una diferencia de potencial. La luz visible induce a los electrones a moverse por los alambres de una capa a otra, produciendo una corriente eléctrica que puede ser dirigida al sistema eléctrico, usada en hogares o en industrias o almacenada en baterías para ser usadas cuando haya bajado el Sol.

Para cualquiera de las aplicaciones de la energía solar se requiere de un sistema de colectores, que son artefactos que captan la energía solar. Dependiendo de los materiales y formas, pueden otorgar temperaturas  entre 50° hasta los 2000 °C.



Energía Solar para el futuro

Del Sol se puede extraer un tipo de energía limpia e inagotable muy versátil que puede transformarse en energía térmica o eléctrica. El robustecimiento y la ampliación de esta tecnología aumentará la sostenibilidad y reducirá la contaminación. Solamente la energía solar fotovoltaica podría suministrar electricidad a dos tercios de la población mundial para el 2030. 

Con esto concluye el especial Semana de La Tierra: Energías Renovables. La conservación del medio ambiente es tarea de todos por igual puesto que todas las personas hacen vida en este mundos. Las tecnologías están, solo falta implementarlas.

Si desea leer las anteriores ediciones del especial Semana de la Tierra, pulse en los siguientes entradas:

¿Por qué cuidar el medio ambiente?
¿Qué es la energía hidráulica?
¿Que es la energía Eólica?
¿Qué es la energía geotérmica?

 

Por laruedaprensa.com

En laruedaprensa.com desarrollamos nuestro contenido respetando los derechos de autor. Citamos la fuente y defendemos el periodismo tecnológico. Los contenidos redactado por nuestros periodistas y colaboradores llevan su crédito en autoría. No al plagio.

Un comentario en «Semana de laTierra: Energías Renovables ¿Qué es la energía solar?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *