Sala de Prensa Tecnológica/ La Rueda Prensa/Por Armando Cedeño G 


Sea bienvenido al segundo capítulo del especial “Semana de la Tierra: Energías Renovables”. La edición de hoy estará dedicada al recurso energético más eficiente y maduro de entre las fuentes renovables: la energía eólica. Pero, ¿a qué se refieren con energía eólica?

Energía eólica

La energía eólica es aquella que aprovecha la cinética de las masas de aire, en otras palabras, el movimiento y fuerza de empuje del viento. En este momento quizá usted tenga en mente a los aerogeneradores. Por supuesto, al hablar de energía eólica es común asociarlo a esas enormes torres con paletas que parecen ser ventiladores gigantes (de la que se hablará más adelante). Sin embargo, la energía eólica, al igual que la hidráulica, es una de las más antiguas formas de obtención de energía aprovechada por la humanidad.

El primer uso que se le dio al viento fue el de mover los barcos y veleros. Existen registros con 5000 años de antigüedad en los que se ven dibujos de egipcios valiéndose de los vientos para navegar por el Nilo. Siglos más tardes, el ser humano empieza a usar el viento para realizar tareas mecánicas (básicamente, mover cosas) que requerían de bastante esfuerzo físico; de esta manera surgen los primeros molinos de vientos para triturar el grano.

A pesar de los avances, con la llegada del motor a vapor durante la revolución industrial, la energía eólica fue dejada a un lado. No sería hasta después de la Segunda Guerra Mundial en que el recurso eólico volvería a tener un papel importante dentro de la sociedad, luego de haberse demostrado lo contaminante y dañino que son los combustibles fósiles (carbón y petróleo).

A finales del siglo XIX aparecen las primeras turbinas eólicas para generar electricidad, y para la década de los 50 del siglo pasado se comienzan a fabricar las primeras turbinas de corriente alterna moderna.

La energía eólica se posiciona como la segunda fuente de electricidad por medios renovables más importante después de la energía hidráulica. Países como España y Dinamarca generan más del 50 % de su energía a través del recurso eólico.



¿Cómo se genera electricidad a partir de la energía eólica?

La electricidad se genera dentro de los aerogeneradores. Estas estructuras están conformadas por diferentes elementos externos e internos.

Externamente se componen principalmente de la cimentación, elemento encargado de soportar tanto el peso de la estructura como del empuje del viento; la góndola, la “cabeza” del generador donde se ubican las paletas y elementos internos que generan la electricidad; y la torre, encargado de unir ambas partes y poseer las escaleras de acceso junto a algunos elementos internos.Externamente también se hallan otros elementos como pararrayos, sistemas de orientación, además de las hélices.

Internamente (dentro de la góndola y la torre) se encuentran todos los equipos y mecanismos necesarios para generar la electricidad, como los ejes, generadores, sistemas de control y demás elementos.

La electricidad se produce cuando el viento empuja las hélices haciéndolas girar. Estas hélices se conectan a un sistema de transmisión que aumenta la velocidad de giro otorgada por las hélices. Una vez aumentada la velocidad, el sistema de transmisión hace rotar al generador de electricidad (normalmente un alternador). Por último, el generador convierte la energía rotacional en energía eléctrica. Consecuentemente la electricidad es transportada mediante cables a un transformador que entrega la electricidad a las líneas de alta potencia del sistema eléctrico nacional.

Condiciones para instalar un aerogenerador

Los aerogeneradores pueden trabajar tanto de manera aislada como agrupados en parques eléctricos. Pero no se pueden colocar de manera indiscriminada en cualquier parte. Es necesario hacer un estudio previo (que puede durar hasta un año) para saber si la localidad cumple con los requisitos relativos a la velocidad, continuidad y estabilidad.

También hay que tener en cuenta otros aspectos relacionados al entorno, como mantenerse lejos de los centros urbanos para evitar la contaminación acústica, respetar la avifauna de los alrededores , o cuidar que el aerogenerador no interfiera con señales de radio o telefonía.

El mayor problema de la energía eólica es que el viento no es constante, por lo tanto es necesario conocer su evolución temporal para estimar la energía útil que una turbina eólica es capaz de entregar en un periodo determinado.

Un mito muy extendido es que mayor cantidad de viento, mayor será la electricidad producida. La realidad es que las hélices iniciarán su movimiento cuando el viento alcance una velocidad mínima. Una vez iniciado el movimiento, sólo es necesario que el viento sea constate para producir la electricidad requerida. Si el viento alcanza velocidades muy altas, como durante una tormenta, la góndola se frenará automáticamente para evitar algún accidente.

Esto fue todo por esta edición. Si desea estar al tanto del episodio anterior, puede ingresar mediante esta entrada.


 

Por laruedaprensa.com

En laruedaprensa.com desarrollamos nuestro contenido respetando los derechos de autor. Citamos la fuente y defendemos el periodismo tecnológico. Los contenidos redactado por nuestros periodistas y colaboradores llevan su crédito en autoría. No al plagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!