Sala de Prensa Tecnológica/La Rueda Prensa/ Por Armando Cedeño G 


¡La semana de La Tierra no puede continuar de mejor manera! Prosigue dedicándole la primera entrega de Energías Renovables a la más importante a nivel mundial: la energía hidráulica.

Del recurso hidráulico proviene alrededor del 70 % de la electricidad producida por los países sudamericanos, incluso llegando a superar el 80 % en los países europeos. Aún así, existe bastante margen de mejora.

Por otro lado, Venezuela tiene una estrecha relación con la energía hidráulica, puesto que la mayor parte de la electricidad consumida proviene de la central hidroeléctrica Simón Bolívar (pero de ello se hablará más adelante).

Pero antes de entrar de lleno, hay que recapitular:



¿Qué es la energía?

En general, hablar de energía es un tema complejo. Sin embargo se puede resumir como la capacidad para generar cambios. Estos cambios pueden ser físicos, como al congelar agua; químicos, como la combustión de la gasolina de un carro; o cambios relativos al movimiento, como patear una pelota.En todos los casos, a mayor energía, mayores serán los cambios.

El agua en sí misma no posee energía apreciable, lo cual es irónico, dada su importancia en los procesos de la naturaleza. No puedes hacer combustionar un litro de agua, por ejemplo.

En realidad la energía hidráulica se basa en aprovechar el flujo (energía potencial) de las masas de aguas (como la corriente de un río) para mover algo (cinética).

Normalmente ese “algo” son turbinas que transforman la cinética a la energía eléctrica que llega a los hogares y enciende la TV.

¿Desde cuándo se utiliza la energía del agua?

El movimiento de las masas de aguas se ha aprovechado desde hace milenios. Trescientos años antes de cristo, en Egipto, Mesopotamia y China ya se usaba la rueda hidráulica de paletas.

Durante la edad media y principios de la edad moderna, la rueda hidráulica desempeñó un papel imparte en la Europa de entonces. Recibió muchas mejoras y proporcionó la energía suficiente para el comienzo de la Revolución Industrial.

Esta rueda, hecha de madera y en ciertos casos de metal, contaba con cierto número de paletas horizontales. El flujo o la caída del agua sobre las paletas hacia girar a toda la máquina. Este giro se aprovechaba para accionar molinos de harinas, entre otras cosas.

Energía hidráulica moderna

Ya no se necesita de un flujo de agua para mover molinos que destripen granos o eleven el agua para riego. El objetivo moderno es generar la electricidad que enciende las ciudades. Para ello, los ingenieros ingeniaron de manera ingeniosas las centrales hidroeléctricas.

Centrales eléctricas

Como todo en este mundo, hay diferentes tipos de centrales hidroeléctricas, para así adaptarse a las diferentes condiciones geográficas y a las distintas necesidades.

Estas pueden ser de agua fluyente, en el que aprovecha el cauce de un río; de agua embalsada, regulada desde un lago o embalse; o de alta, media o baja presión, según que tan alto sea la caída del agua.

En las centrales de agua embalsada se distinguen dos elementos característicos: el embalse, lugar donde se almacena el agua; y la presa, la cual es la estructura destinada a actuar como barrera y regular el flujo según sea necesario.

¿Cómo funciona una central hidroeléctrica?

El proceso de una central estándar se puede separar en varias partes :

Primero el agua fluye sobre una rejilla la cual impedirá que se filtren impurezas (ramas, por ejemplo), separado así el agua de la arena y otros objetos.

Luego, el agua entra a una cámara donde hará girar la turbina. Un multiplicador de velocidad aumentará la velocidad de la turbina.

En la siguiente etapa un generador convierte la energía mecánica de la turbina a energía eléctrica, para finalmente que un transformador eleve el voltaje e incorpore la electricidad a red eléctrica, terminando el ciclo.

Durante el proceso, el agua no sufrió ningún tipo de cambio químico ni se mezclo con contaminantes. Por lo tanto, toda el agua usada en el proceso es devuelta limpia al río o al lago.

Central hidroeléctrica Simón Bolívar

No se puede terminar este artículo sin antes haber hablado un poco sobre la obra de ingeniería más importante de la nación. Ubicada en la represa del Guri, está central hidroeléctrica es la principal fuente de electricidad del país.

A su vez, el Guri se sitúa en el río Caroní a 100 km de la desembocadura del Orinoco. El Guri es el embalse más grande de Venezuela y el segundo cuerpo lacustre más grande, superado sólo por el lago de Maracaibo.

La central hidroeléctrica Simón Bolívar tiene capacidad para unos 100 millones de kilowatios/hora, convirtiéndola en una de las centrales más grandes del mundo, siendo la más grande al momento de su inauguración.


 

Por laruedaprensa.com

En laruedaprensa.com desarrollamos nuestro contenido respetando los derechos de autor. Citamos la fuente y defendemos el periodismo tecnológico. Los contenidos redactado por nuestros periodistas y colaboradores llevan su crédito en autoría. No al plagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!