Sala de Prensa Tecnológica

Brasil sobrepasó este jueves los 10 millones de casos de covid-19 pendiente de la llegada de más vacunas y en medio de la polémica generada por denuncias de fraude en la inoculación del antígeno que están siendo investigadas por la policía.

Brasil, uno de los países más azotados del mundo por la pandemia junto con Estados Unidos e India, alcanzó hoy los 243.457 muertos y los 10.030.626 casos acumulados desde que se registró el primer contagio, hace casi un año.

Con una media diaria de mil muertos por día, el gigante latinoamericano atraviesa uno de los momentos más críticos de la segunda ola de la pandemia.

Las autoridades temen que la situación se agrave en las próximas semanas con la propagación de las nuevas variantes del virus y con el aumento de casos tras las aglomeraciones registradas durante el festivo de Carnaval.

taria podría recrudecerse todavía más ante la suspensión del proceso de inmunización en diversas ciudades de Brasil debido a la falta de dosis de la vacuna anticovid cuando tan solo ha sido inmunizado poco más del 2 % de la población.

Las autoridades, sin embargo, confían en la producción local del antígeno por parte del Instituto Butantan y la Fundación Oswaldo Cruz, dos de los mayores centros de investigación de Latinoamérica, para suplir la falta de dosis.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro, por su parte, ha prometido a los estados y municipios la distribución de 230,7 millones de dosis de vacunas hasta julio de este año.

POLÉMICA EN BRASIL POR LAS «VACUNAS DE AIRE»

El proceso de inmunización se ha visto también empañado por los saltos en las colas para vacunarse contra la covid-19 y por la polémica generada a raíz de unas denuncias de posibles fraudes durante la inoculación.


Te puede interesar: Solicitan alerta roja de Interpol contra Rafael Ramírez por trama de sobornos con empresa española Ingelec


Familiares de algunos ancianos relataron en al menos cuatro ciudades de Brasil que los profesionales de salud insertaron la aguja en el brazo de sus allegados, pero no inyectaron el remedio, un hecho que está siendo investigado por la Policía Civil de Río de Janeiro.

«Si las investigaciones confirman que hubo desvío de dosis, o cualquier otra irregularidad, el profesional de salud podrá ser acusado por el crimen de peculado (malversación de fondos), que tiene penas que pueden llegar hasta a 12 años de prisión», señaló la Policía Civil en un comunicado.

El Ministerio de Salud de Brasil aclaró que todas las jeringuillas cuentan con un «espacio muerto», el cual puede contener un volumen residual de dosis que debe ser descartado una vez concluido el proceso de inoculación.

 

Fuente GLOBOVISION 


Síguenos en Whatasapp TelegramInstagramFacebook Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.

Por laruedaprensa.com

En laruedaprensa.com desarrollamos nuestro contenido respetando los derechos de autor. Citamos la fuente y defendemos el periodismo tecnológico. Los contenidos redactado por nuestros periodistas y colaboradores llevan su crédito en autoría. No al plagio.

Deja un comentario