Sala de Prensa Tecnológica.-

Los investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indagan los orígenes del coronavirus en China han descubierto indicios de que el brote fue mucho más amplio en Wuhan en diciembre de 2019 de lo que se pensaba anteriormente. Y están buscando acceso urgente a cientos de miles de muestras de sangre de la ciudad que China no les ha dejado examinar hasta ahora.

El investigador principal de la misión de la OMS, Peter Ben Embarek, le dijo a CNN en una amplia entrevista que la misión había encontrado varios indicios de la propagación más amplia de 2019, incluido el establecer por primera vez que había más de una docena de variantes del virus en Wuhan ya en diciembre. El equipo también tuvo la oportunidad de hablar con el primer paciente que las autoridades chinas dijeron que había sido infectado, un oficinista de unos 40 años, sin historial de viajes, cuyo contagio se reportó el 8 de diciembre.

La lenta aparición de datos más detallados recopilados durante el largamente esperado viaje de la OMS a China podría sumarse a las inquietudes expresadas por otros científicos que estudian los orígenes de la enfermedad sobre que esta pudo haberse propagado en China mucho antes de su primera aparición oficial a mediados de diciembre.

Embarek, quien acaba de regresar a Suiza desde Wuhan, le dijo a CNN: «El virus circulaba ampliamente en Wuhan en diciembre, lo cual es un nuevo hallazgo».

El especialista en seguridad alimentaria de la OMS agregó que científicos chinos habían presentado al equipo 174 casos de coronavirus en Wuhan y sus alrededores de diciembre de 2019. De estos, 100 habían sido confirmados por pruebas de laboratorio, dijo, y otros 74 a través del diagnóstico clínico de los síntomas del paciente.

Embarek dijo que era posible que este número mayor –de casos probablemente graves que habían sido notados por los médicos chinos desde el principio–, significara que la enfermedad podría haber afectado a unas 1.000 personas en Wuhan en diciembre.

«No hemos hecho ningún modelo de eso desde entonces», dijo. «Pero sabemos … en grandes cifras … de la población infectada, alrededor del 15% termina con casos graves y la gran mayoría son casos leves».

Embarek dijo que la misión, que incluía a 17 científicos de la OMS y 17 chinos, había ampliado el tipo de material genético del virus que examinaron de los primeros casos de coronavirus en aquel diciembre. Esto les permitió observar muestras genéticas parciales, en lugar de solo completas, dijo. Como resultado, pudieron recopilar por primera vez 13 secuencias genéticas diferentes del virus SARS-COV-2 a partir de diciembre de 2019. Las secuencias, si se examinan con datos más amplios de pacientes en China durante 2019, podrían proporcionar pistas valiosas sobre la geografía y el momento del brote antes de diciembre.

Embarek dijo: «Algunas de ellas son de los mercados … Algunas de ellas no están vinculadas a los mercados», lo que incluye el mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, que se cree que jugó un papel en la primera propagación del virus. «Esto es algo que encontramos como parte de nuestra misión … parte de la interacción que tuvimos todos juntos».

Las variantes plantean preguntas más importantes

Los cambios en la composición genética de un virus son comunes y normalmente inofensivos, y ocurren con el tiempo a medida que la enfermedad se mueve y se reproduce entre personas o animales. Embarek se negó a sacar conclusiones sobre lo que las 13 variantes podrían haber significado para la historia de la enfermedad antes de diciembre.

Pero el descubrimiento de tantas posibles variantes diferentes del virus podría sugerir que había estado circulando más allá de ese mes, como sugirieron anteriormente algunos virólogos. Este material genético es probablemente la primera evidencia física que surge a nivel internacional para respaldar tal teoría.

El profesor Edward Holmes, virólogo de la Universidad de Sydney, en Australia, dijo: «Como ya había diversidad genética en las secuencias del SARS-CoV-2 probadas en Wuhan en diciembre de 2019, es probable que el virus estuviera circulando durante más tiempo que solo ese mes».

Holmes, que ha estudiado detenidamente la aparición del virus, dijo que estas 13 secuencias podrían indicar que el virus se propagó durante algún tiempo sin ser detectado antes del brote de diciembre en Wuhan. «Estos datos encajan con otros análisis de que el virus surgió en la población humana antes de diciembre de 2019 y que hubo un período de transmisión críptica antes de que se detectara por primera vez en el mercado de Huanan».

Dijo que el equipo espera examinar con urgencia muestras biológicas que, según los expertos, no estaban disponibles en este primer viaje, específicamente miles de muestras del banco de donantes de sangre de Wuhan que datan de hace dos años.

«Hay alrededor de 200.000 muestras disponibles allí que ahora están aseguradas y podrían usarse para un nuevo conjunto de estudios», dijo Embarek. «Sería fantástico si pudiéramos [trabajar] con eso».

Embarek dijo que podría haber dificultades técnicas para acceder a esas muestras. «Entendemos que estas muestras son muestras extremadamente pequeñas y solo se utilizan con fines de litigio», dijo. «No existe ningún mecanismo que permita realizar estudios de rutina con ese tipo de muestra».

Dijo que algunas otras muestras de pruebas biológicas que podrían haber resultado útiles durante la misión de Wuhan tampoco estuvieron disponibles para ellos. «Muchas de las muestras se descartaron después de algunos meses o semanas, dependiendo del propósito por el que se tomaron», dijo.

Embarek dijo que las circunstancias de la misión, de intensos períodos de cuarentena y distanciamiento social, habían provocado algunas frustraciones, junto con el escrutinio global de su conducta y hallazgos.

«Estuvimos trabajando en estrecha colaboración durante un mes entre dos grupos de un grupo más grande de científicos», dijo. «Y, por supuesto, de vez en cuando … tú, como siempre, entre científicos apasionados, tienes una discusión acalorada y luego una discusión sobre esto y aquello.

«Recuerda, hemos tenido todo el planeta sobre nuestros hombros las 24 horas del día durante un mes, lo que no facilita el trabajo entre los científicos».

CNN

 

Por laruedaprensa.com

En laruedaprensa.com desarrollamos nuestro contenido respetando los derechos de autor. Citamos la fuente y defendemos el periodismo tecnológico. Los contenidos redactado por nuestros periodistas y colaboradores llevan su crédito en autoría. No al plagio.

Deja un comentario